Murcia

Cofradía del Santísimo Cristo de la Caída y Elevación de la Cruz


Inicio separador Hermandad separador Imágenes titulares

Imágenes titulares

Cofradía del Santísimo Cristo de la Caída y Elevación de la Cruz

La Cofradía se constituyó en torno a la Caída de Cristo camino del Calvario. Procesionó entre los años 1982 a 1994 con el grupo escultórico adquirido a la Hermandad de Nuestra Señora de la Caridad y Oración del Huerto, sustituido en 1995 por un nuevo paso de la Caída.

La CaidaLa antigua escena que en la actualidad conserva la Cofradía como querido y preciado tesoro, fue realizada, según tradición oral, a principios de la década de 1930 por el pintor y escultor totanero Don Tomás Andreo Méndez. La imagen de Jesús, sin embargo, es una talla anónima en la que el rostro sigue la estética de la escultura del arte cristiano de Olot. Siendo el Cirineo realizado por el escultor Manuel Juan Carrillo Marco en 1970.

"9ª estación: Jesús cae por tercera vez". Esta estación del Vía Crucis, en la que Jesús cae bajo el peso de la Cruz, se acompaña con el prototipo que tan singularmente ha caracterizado a romanos y judíos en el ciclo de la Pasión y que en Totana reciben el nombre de «chepes», significando en ellos la maldad de unos personajes que infligen a Jesús dolor y tortura, y que con esa misma saña lo clavan a la cruz. Son figuras de rostros rudos, deformados por la ignominia de su pecado, figuras que asustan nada más mirarlas, pero que cumplen la función para la que fueron concebidas pues muestran al espectador la fealdad de unos individuos en los que el odio, arraigado en su corazón y en su físico, lo manifiestan en la crueldad del tormento con que maltratan al Nazareno.

Don Tomás Andreo era hijo del sacristán y notario eclesiástico de la iglesia parroquial de Santiago. Esta cercanía a la cultura y a la realidad religiosa le ayudó a conocer con bastante precisión la liturgia, no sólo pasional, sino también aquella otra que impregnaba los ciclos y la vida de las gentes de Totana. Realizó sus primeros estudios en el colegio San Buenaventura de Totana. Posteriormente se trasladó a Madrid, en donde ingresó en la Academia de San Fernando para completar su formación. Su principal faceta artística se desarrolló en lo pictórico, pero eso no le impidió atender también otras artes como la escultura sobre todo para los pasos de Semana Santa de Totana. La cruz que lleva Cristo en esta escena fue tallada en 1984 por Andrés Romera Martínez. Los «chepes» fueron restaurados en 1985 por el imaginero García Mengual.

La CaidaLa imagen actual de la Caída es obra del escultor de Los Ramos (Murcia) Don José Hernández Navarro, encargada por la Cofradía en 1993. Se compone esta escena de la imagen de Jesús, que cae vencido por el peso de la cruz, el Cirineo que la sostiene y un sayón que levanta el brazo para golpear con un haz de espinos al Nazareno. Cada una de las imágenes recoge a la perfección la psicología con que se identifican a cada personaje. El rostro de Cristo emana serenidad ante el dolor que cubre su cuerpo. Sus facciones, el gesto de entereza y la dignidad con que afronta la caída en la subida al Calvario refleja la profunda humanidad del Nazareno. La escultura del Cirineo es una talla completa de madera. Este personaje se nos muestra impasible, desempeña el papel para el que se le ha reclamado, sin dejarse impresionar por el drama que están contemplando sus ojos. La figura del sayón, también tallada en su totalidad en madera, es todo un estudio anatómico, en cada uno de sus músculos muestra la tensión que ejerce para golpear a Jesús. En la Semana Santa de 2005 la imagen del Santísimo Cristo de la Caída estrenó una nueva túnica, expresión del cariño y veneración que esta cofradía siente por su titular.

A finales de noviembre de 1985 la Hermandad debatía la adquisición de un nuevo paso con el que completar su presencia en la Semana Santa de Totana y conseguir una mayor identificación con el significado de la procesión del Santo Entierro en la noche de Viernes Santo. Unos meses más tarde se procedió a encargar la realización de la Elevación de la Cruz al escultor madrileño don Faustino Sanz Herranz. Esta obra, concluida en 1989, conserva la huella de la nobleza de la gubia de un escultor de raíces castellanas como es el caso de Sanz Herranz. Fue tallada en cedro de Honduras y tintada en 1990 por el escultor totanero don Antonio Ruiz Díaz. El 20 de marzo de 1989, en la iglesia parroquial de Las Tres Avemarías, se procedió a la bendición de este conjunto pasional. Se trata de un grupo en el que junto al crucificado aparece un soldado romano, que custodia con lanza en mano a Cristo, al que acaban de prender al madero. Completan la escena dos esbirros que se disponen a elevar la cruz, cuya musculatura y costillaje aparecen en tensión como reflejo del momento de esfuerzo que están realizando. Los esbirros creen presenciar la derrota de Jesús, pero entregan en generosa ofrenda la salvación al mundo. Se trata de un conjunto especialmente interesante y muy llamativo en la imaginería religiosa de Totana.

La Caida



subir - top

© 2017 Cofradía del Santísimo Cristo de la Caída y Elevación de la Cruz   ·   Calle Ministro Fernández Ordóñez, 7  C.P: 30850  Totana (Murcia)   ·  Diseño y programación: Totana.comDiseño Web Murcia  ·  Créditos Facebook